La Columna de Jau

EL NEGOCIO DE PATEAR UNA PELOTA

El futbol más que un deporte y simple diversión, es un negocio que genera millones de dólares anuales.

El deporte más popular del mundo tardó en darse cuenta de todo el potencial que tenía económicamente para explotar su mercado. Desde que los clubes se dieron cuenta, el deporte ha cambiado para siempre, en Europa se manejan cifras de transferencia de jugadores muy elevadas y sueldos que sólo algunos pocos clubes pueden pagar.

 

Teniendo un esquema de negocio sin igual, donde el empleado en este caso un futbolista, gana mas que un directivo, es el más claro ejemplo que el negocio del futbol se maneja diferente, los que creen que en el futbol 1+1=2 Están completamente equivocados, si los dueños de los equipos manejan su equipo como un negocio “normal” el equipo nunca termina por convertirse en la maquinaria que puede ser por si mismo. Siempre necesitará el respaldo de la empresa que lo maneja a menos que se empiece a pensar, a actuar y a cuestionar cómo funciona la maquinaria del futbol.

 

De este lado del mundo en Monterrey vemos como una empresa que maneja a un equipo de futbol que tiene todo para convertirse en el mejor Club de Latinoamérica, sigue tomando decisiones muy cuestionables sobre el manejo del club, no se si sea falta de capacidad, no se si sea falta de interés o conformismo, pero el Club de Futbol Monterrey tiene todo para ser el mejor y no lo es por que no quiere serlo.

Inversiones millonarias tiradas a la basura en jugadores,aumento de precios exponenciales a su afición y no tener un plan a futuro con el equipo, son sólo algunos ejemplos del mal manejo directivo del Club.

 

No entiendo como no se hacen una simple pregunta a ellos mismos. ¿Qué jugador va a querer venir a Monterrey, si tratan a sus jugadores de esa forma?

 

No es que Gargano haya salido a declarar, o como han tratado a Cardona, Piris, Dida, Jona etc. es el cómo quedan ante la imagen pública, los jugadores preguntan entre ellos y sin duda si un crack mundial le ofrecen ir a Rayados,  ya tiene varias malas referencias para llegar al equipo.

 

Sin los jugadores no hay espectáculo, sin los aficionados no hay dinero, es un círculo vicioso o virtuoso que convierte a los aficionados en consumidores, consumidores que no les importa pagar lo que sea con tal de ver a su equipo, consumidores que al momento de adquirir un producto se sienten con el derecho de exigir calidad, de recibir lo que realmente pagaron, los aficionados no sólo quieren que su equipo gane campeonatos, un aficionado elige un equipo porque se siente identificado con su filosofía, con su manera de ser, con su manera de ganar, por su manera de sufrir, por todo. Cuando hay gente que es incapaz de hacer un trabajo y solo está ahí por el cheque los resultados tarde que temprano salen a la luz, el C.F.M. no tiene pies ni cabeza en este momento, eso sí, tiene mucho dinero.

 

Esperemos se den cuenta de todos los errores que se han cometido en el pasado inmediato, los acepten y contraten a gente más capaz para cargos tan importantes dentro de una institución que tiene potencial para generar millones de dólares por temporada.

 

No se si sea conformismo de simplemente tener finanzas sanas o tal vez sólo por el simple hecho de tratar al Club como a las tiendas OXXO se está quedando todo muy corto de lo que puede ser.

 

El Club de Futbol Monterrey tiene todo para ser el equipo más poderoso y grande del continente, pero no se da cuenta.

 

 

Comentarios

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

To Top